Los juegos son muy importantes en la vida de los niños porque les ayudan a desarrollar diversas habilidades al mismo tiempo que pasan un rato divertido.

Los beneficios de los juegos, en general, son muchos. Destacamos:

 

  • Desarrollan la creatividad: les permite crear un lenguaje propio y crear soluciones a distintas situaciones con sólo imaginarlo.
  • Fomentan el razonamiento y la planificación: les ayudan a desarrollar numerosas estrategias mentales que les permitan conseguir el objetivo del juego a través de vías alternativas.
  • Potencian el trabajo en equipo y la empatía. La interacción con los demás les permite desarrollar un vínculo emocional y mejorar la socialización.
  • Estimulan la curiosidad por aprender.
  • Mejoran la atención y la concentración: fijar todos sus sentidos en la consecución de un objetivo mejora su capacidad de concentración.
  • Mejoran la capacidad de frustración: les enseñan que unas veces se gana y otras se pierde y a no sentirse mal por ello.

 

Por todas estas razones y otras que podréis descubrir por vosotros mismos, aquí os dejamos nuestras recomendaciones:

 

  • Dobble: juego sencillo que pondrá a prueba tu rapidez, coordinación, vista y concentración tratando de descubrir cuál es el objeto que repite.
  • Fantasma: juego de rapidez visual y mental que trabaja la atención sostenida y el control de la impulsividad.
  • Córtex: pon a prueba tu vista, tu razonamiento y tu memoria.
  • Time’s up: juego de rapidez mental que mejorará tu capacidad de descripción, relación y mímica.

 

¿Con cuál quieres empezar?

Share This