Al operar con números decimales, a veces, obtenemos resultados con demasiadas cifras decimales.

Para que nos sea más fácil manejar dichos números, podemos hacer aproximaciones o redondeos de dichos números.

Aproximar es dar una valor cercano al resultado exacto, bien por exceso o defecto. Para ello, redondeamos, que es simplemente reducir el número de cifras de un número manteniendo un valor similar.

Podemos redondear decimales a la décima, a la centésima y a la milésima.

Para redondear números decimales debemos fijarnos en la unidad decimal posterior a la que queremos redondear. Si dicha unidad es menor que 5, mantendremos la unidad anterior en el valor que se encuentra. Sin embargo, si la unidad decimal posterior tiene un valor igual o mayor de 5, aumentaremos en 1 la unidad anterior.

Por ejemplo:

  • Redondeamos a las décimas:                       35,0784 ——- 35,1
  • Redondeamos a las centésimas:                  35,0784 ——- 35,08
  • Redondeamos a las milésimas:                    35,0784 ——- 35,078

En el primer caso, como queremos redondear a las décimas, observamos la columna de las centésimas. Su valor es 7, que es mayor que 5, por tanto a las décimas tenemos que sumarle uno y pasa así de 0 a 1.

En el segundo ejemplo, hemos redondeado a las centésimas. Por tanto, nos hemos fijado en la columna de las milésimas. Como 8 es también mayor que 5, hemos sumado 1 al 7 de las centésimas, que se queda en 8.

En el último caso, hemos redondeado a las milésimas. Como la cifra posterior es 4, que es menor que 5, la cifra de las milésimas conserva su valor, 4.

 

¿Te atreves a probar con estas actividades?

 

        

      

 

 

 

Share This