Un espectroscopio es un instrumento que se utiliza para dividir la luz en sus distintas longitudes de onda y poder, así, observar los diferentes colores del arco iris.

Construyamos el nuestro propio con unos sencillos materiales.

Solo necesitas:

  • Un rollo vacío de papel de cocina.
  • Un CD
  • Cartulina
  • Celo
  • Pinturas para decorar

Pasos a seguir:

  1. Haz una rendija en ángulo de 45 grados, aproximadamente, en la parte baja del rollo.
  2. Al otro lado de la rendija, corta un pequeño cuadrado, que será la mirilla, a través del cual podremos observar.
  3. Dibuja un círculo en la cartulina que cubra el borde del rollo; recórtalo.
  4. Con las tijeras, haz una hendidura recta en el centro del círculo de la cartulina.
  5. Coloca el círculo de cartulina en el extremo opuesto a la mirilla y pégalo con celo.
  6. Decora tu espectroscopio con colores, a tu gusto.
  7. Coloca el cd en la rendija con la cara brillante hacia arriba.

¿Cómo se usa un espectrocopio? Coloca la hendidura superior hacia arriba, mira a través de la mirilla y … ¡verás un fantástico arco iris!

Y ahora, pruébalo con otras fuentes de luz (neón, vela, …) y compara lo que observas.

¿Por qué ocurre esto? Un CD es como un espejo formado por numerosas pistas en espiral. Estas pistas difractan la luz separando sus colores y reflejándolos para que nuestro ojo pueda captarlos. ¡Es magnífico!