Pero, ¿cómo se produce esta energía? Existen unas fuentes, es decir, unos recursos naturales, a través de los cuales esta energía se origina.

Algunas de estas fuentes son la fuerza del viento, del agua del mar, del sol o los combustibles fósiles, como el carbón o el petróleo.

Dado que la energía puede tener distinto orígenes, estas fuentes de energía las clasificamos en renovables o no renovables, según puedan regenerarse o sea limitadas.

Veamos la siguiente presentación para aclarar todo esto:

Share This