Una oración es un conjunto de palabras ordenadas, con sentido completo y que se divide en dos partes: sujeto y predicado.

El sujeto es la persona, animal o cosa que realiza la acción del verbo (o de quien se dice algo).

Ejemplo: Su hermana pasea por el parque.

El predicado es la parte de la oración que nos da información sobre el sujeto.

Ejemplo: Su hermana pasea por el parque.

Para ser capaces de separar ambas partes, sólo tenemos que preguntar ¿quién? o ¿quiénes? al verbo y así reconoceremos el sujeto de nuestra oración.

Ejemplo: Su hermana pasea por el parque. ¿Quién pasea …? La respuesta es: su hermana. Por tanto, su hermana es el sujeto de nuestra oración.

Ejemplo: Mis primos viven en Alicante. ¿Quiénes viven …? La respuesta es: mis primos. Por tanto, mis primos es el sujeto.

Ejemplo: Luisa juega al escondite. ¿Quién juega …? La respuesta es: Luisa. Por tanto, Luisa es el sujeto.

Pero en ocasiones, el sujeto no aparece mencionado en la oración porque la desinencia del verbo ya nos da información sobre quién realiza la acción. En ese caso decimos que el sujeto es elíptico o está omitido.

Ejemplo: Iremos al cine el sábado. ¿Quiénes iremos …? La respuesta es nosotros. Nosotros es el sujeto y está omitido.

Ejemplo: Recogisteis los juguetes en una caja. ¿Quiénes recogisteis …? La respuesta es vosotros. Vosotros es el sujeto y está omitido.

Ejemplo: Viniste tarde. ¿Quién viniste …? La respuesta es  es el sujeto y está omitido.

¿Quieres comprobar si eres capaz de descubrir su escondite? Prueba con estos ejercicios.

        

      

 

Share This