Imagen publicitaria de la película Wonder. (wonder.movie)

Las técnicas de estudio son un conjunto de herramientas, fundamentalmente lógicas, que ayudan a mejorar el rendimiento y facilitan el proceso de memorización y estudio. Toda técnica de estudio comienza por la lectura de un texto.

Leer no consiste en la simple traducción de los grafemas de un texto dado, sino en captar y comprender su significado, descubriendo y valorando la información escrita. Lograr que los niños interpreten un escrito, siendo capaces de expresarlo en su propio vocabulario, es fundamental para un aprendizaje dentro y fuera del contexto escolar.

 

¿Qué secuencia debo tener en cuenta a la hora de leer un texto?

 

A la hora de enfrentarnos a un texto debemos dar una serie de pasos:

  1. Prelectura: consiste en una primera lectura rápida para comprender cuál es la idea general del texto. Así, con este primer paso, conseguiremos:
  • Un conocimiento rápido del tema.
  • Formar un esquema general del texto donde insertaremos los datos más concretos obtenidos en la segunda lectura.
  • Comenzar el estudio de una progresiva y facilitar entrar en materia.
  1. Lectura comprensiva: consiste en volver a leer el texto detenidamente, prestando atención a cada párrafo y reflexionando sobre lo que lees. De esta forma, comprenderás mejor el texto y será más sencillo asimilar y aprender la información.Esta lectura comprensiva siempre va acompañada de una ampliación de vocabulario pues, aquellos conceptos o términos desconocidos, debes buscarlos en el diccionario.
  2. Notas al margen: a la par que vamos haciendo la segunda lectura, es importante que escribamos, a uno u otro lado del texto, palabras que expresan las ideas fundamentales del mismo. Unas veces serán palabras del texto y otras tendremos que buscar en nuestro propio vocabulario para ayudarnos a recordar. Además, estas notas al margen nos facilitarán después la elaboración de nuestros esquemas y mapas.

 

Share This