Como todos sabemos, educar en el arte es algo imprescindible en el desarrollo de los niños, pues ayuda a estimular no solamente el aprendizaje de distintas áreas, sino también a mejorar habilidades como la interacción social, la motricidad fina o la percepción. Además, potencia la autoestima, la sensibilidad y la creatividad, destrezas muy necesarias para que el niño tenga un crecimiento sano. Estudiar arte de una forma divertida les dotará de capacidad crítica.

Por ello, hemos pensado en Velázquez y su mundialmente conocido cuadro “Las Meninas”.

Lo primero de todo, haremos una breve introducción sobre quién era Diego Velázquez. Gran pintor del Siglo de Oro español, que nos servirá también como un admirable ejemplo de superación, ya que su talento y confianza en sí mismo le permitió afrontar todos los desafíos que se le planteaban. ¡Porque ser pintor de la Corte no es fácil! Su carácter y constancia le ayudaron a luchar por conseguir lo que más quería: ser uno de los pintores más importantes de la historia.

A continuación, daremos un breve paseo por el Museo del Prado, la pinacoteca que guarda sus mejores obras. De la mano de la Infanta Margarita, recorreremos sus pasillos y aprenderemos curiosidades de este magnífico cuadro.

Aquí podéis verlos:

 

 

 

Si profundizamos un poco más, podremos descubrir numerosos misterios que se esconden tras las miradas de esta magnífica obra. Por ejemplo, ¿por qué, pese a ser un retrato real, los reyes no son los protagonistas del cuadro y sólo se les adivina a través de un reflejo en el espejo del fondo de la sala? ¿Los has encontrado ya? ¿Dónde estarán situados los reyes para reflejarse en el espejo? ¿Qué estará pintando Velázquez en ese lienzo tan grande? ¿A quién estará mirando tan fijamente la Infanta Margarita? Y, lo más sorprendente de todo, ¿por qué el cuadro se llama “Las Meninas”, si no parece estarlas pintando a ellas?

¿Quieres salir de dudas?

Realiza después unas meninas con puntillismo y collage. Puedes obtener resultados como estos: mezcla de delicadeza, sensibilidad y buen gusto. ¿Te pintamos?