Los extranjerismos son palabras que utilizamos en nuestra lengua, pero que proceden de otros idiomas. Por ejemplo: scaner,

En castellano, puede ocurrir dos cosas:

  • La palabra extranjera conserva su forma original. Por ejemplo: ballet, airbag, stock, …
  • La palabra extranjera se modifica para que su escritura sea más parecida al castellano. Por ejemplo: cruasán (croissant), fútbol (football), puzle (puzzle), … En este último caso, se llaman préstamos.

Algunos de los extranjerismos que estamos acostumbrados a escuchar son innecesarios, ya que existen palabras en castellano que tienen el mismo significado. Este es el ejemplo de palabras como: email (correo electrónico), basket (baloncesto), boutique (tienda), shorts (pantalones cortos), … En este caso es más correcto utilizar la palabra correspondiente en castellano.

Echa un vistazo a estos ejercicios y prueba lo que has aprendido: