La raíz del verbo

Es la parte de la forma verbal que contiene la información básica del verbo, es decir, nos indica la acción que se realiza. La raíz, también llamada lexema, nos permite diferenciar entre las distintas acciones.

La raíz del verbo se obtiene quitando la conjugación (-ar, -er o -ir) al infinitivo del verbo.

Ejemplo: cant-ar, re-ír, beb-er, com-er, viv-ir, salt-ar

 

La desinencia del verbo

La desinencia del verbo es la terminación que se añade a la raíz para construir las distintas formas verbales. También se conoce como morfema.

La información que aporta la desinencia es la relativa al tiempo, modo, número y persona del verbo.

La desinencia se obtiene al quitar la raíz a una forma verbal.

Ejemplo: bail-aremos, sub-ieron, com-ían, le-erán, viv-es, llam-o

 

¿Quieres probar si lo has entendido?

        

      

 

 

Share This