Aprender a reciclar puede parecer complicado, pero existen multitud de juegos y actividades relacionados con esta tarea que pueden enseñar a los niños a generar menos basura, a separar residuos y a reutilizar, a la vez que refuerzan sus valores ecológicos y su compromiso con el medio ambiente.

 

¿Por qué es importante reciclar? 

  • Reciclando utilizamos menos materias primas y gastamos solo lo necesario de la naturaleza. Todos los productos que usamos en nuestra vida diaria, proceden de materias primas que han sido previamente transformadas hasta llegar a ser estos productos. Y es importante que los niños entiendan de dónde proceden estos materiales y que no simplemente «están ahí porque sí».
  • Ahorramos agua y energía. Al utilizar materiales reciclados, ahorramos el agua y la energía necesarias en el proceso de extracción y transporte de las materias primas. Por tanto, a más materiales reciclados, menos materias primas y menos gasto de agua y energía.
  • Producir nuevos objetos a partir de materiales reciclados también es menos contaminante porque evitamos la extracción de materias primas. De esta manera, reciclando reducimos las emisiones de gases a la atmósfera y contribuimos así a la lucha contra el cambio climático.

 

La regla de las 3R

  • Reducir: debemos minimizar nuestro impacto en el medio ambiente produciendo menos desechos (plásticos, residuos nucleares, emisiones de CO2, etc.).
  • Reutilizar: debemos acostumbrarnos a prolongar la vida útil de los objetos y los materiales dándoles una segunda oportunidad.
  • Reciclar: cuando no puedas ni reducir tu cantidad de residuos ni reutilizarlos para darles un nuevo uso, opta por el reciclaje.

Juegos para aprender a reciclar

  • Crear juguetes con residuos. De esta forma, los niños aprenderán sobre las propiedades y las diferentes aplicaciones de los materiales, a la vez que desarrollarán imaginación fabricando nuevos juguetes. Fomentamos así la reutilización.
  • Reciclar papel. Para ello solo necesitas papel viejo, agua, cola blanca y una malla metálica. El primer paso es cortar el papel en trozos pequeños y mezclarlos con agua. A continuación, se deshace el papel con la mano hasta obtener una pasta. Después, añadimos cola blanca y extendemos la mezcla sobre la malla metálica y la dejamos secar al sol. Una vez seca, la retiramos con cuidado para que no se rompa y recortamos los bordes. Y así hemos conseguido fabricar papel. Esta actividad, además de experimentar, enseñará a los niños la importancia de reciclar.
  • Baloncesto con basura. Para ello necesitaremos cestas grandes que señalizaremos con los colores propios de los contenedores de reciclaje (amarillo, azul, verde…). A continuación, los niños tendrán que encestar la basura (distintos objetos dibujados y pintados) en el contenedor adecuado. 
  • Invención en la cocina. Es importante que los niños aprendan a aprovechar los ingredientes que tenemos en la nevera o que sobran de otras comidas. Por lo que, debemos ayudarles a elaborar recetas creativas que permitan reutilizar estos ingredientes. Alguna receta no será todo lo sabrosa que esperamos, pero lo importante es concienciar con que no debe tirarse comida.
  • Manualidades. Utilizar residuos para elaborar objetos de decoración puede ser una forma muy divertida y creativa de realizar manualidades con niños. De esta forma aprenderán que a todos los materiales se les puede dar una segunda vida además de fomentar su imaginación.

 

Además de todos estos juegos y actividades, puedes elaborar un gráfico sostenible, como el que os dejamos a continuación. Se trata de un diagrama donde los niños pueden ir marcando las actividades que realizan (puedes añadir todas las que se te ocurran) y, de esta forma, llevar un seguimiento y contribuir cada día un poquito más a cuidar el medio ambiente.

Gráfico sostenibilidad_pdf

 

Share This