Los juegos de mesa no solo sirven para que los niños (y todos) se distraigan y se diviertan sino que, además, influyen en su aprendizaje y su adaptación social. Resultan muy educativos y ayudan a desarrollar diferentes capacidades, tales como mentales, motoras y sensoriales.

En este caso, os presentamos los beneficios de jugar al Tabú, un juego que consiste en adivinar una palabra escondida a través de las pistas y descripciones que nos da nuestro compañero de equipo y evitando mencionar las palabras prohibidas.

 

Beneficios

 

1.- Practicar la comunicación oral y la fluidez verbal: dado que cada turno de juego conlleva un tiempo, los alumnos irán adquiriendo mayor rapidez verbal a la hora de describir los distintos conceptos que aparecen en las tarjetas si quieren que su equipo gane la partida.

2.- Ampliar el vocabulario: el tener unas palabras prohibidas que no pueden utilizar hará que practiquen otras que no usan de forma habitual y, así, poco a poco irán incorporando nuevas palabras a su vocabulario.

3.- Acceso al lenguaje: para poder describir las palabras de las tarjetas tendrán que ser rápidos en encontrar las palabras adecuadas.

4.- Mejorar la escucha, la atención y la concentración: los alumnos deben concentrarse en las descripciones que realiza su compañero para poder adivinar la palabra escondida. Esta actividad les ayudará a mejorar su escucha y su atención.

5.- Autocontrol: su primer instinto será utilizar las palabras tabú para describir la palabra escondida, ya que son las más fáciles. Por lo que, también es un gran ejercicio de control de acciones.

¿Jugamos?

Descárgate aquí las tarjetas del juego.

Share This